sábado, 9 de enero de 2010

Jugarme la boca

Jugarme la boca, perder los dientes
por respirar una dulce recompensa:
tu voluntad de quererme.
Por arrancar los lamentos que no cesan
en mi estúpida cabeza.

Jugarme la vida, perder las sienes
por confirmar, cuando me besas,
que es verdadero lo que sientes
y no simples reflejos
de mis deseos más fervientes.

Jugarme la fama, perder las pieles
por hacer de ti la presa
que sucumbió ante mis redes,
sin reparar en las mesas
de pretéritos banquetes.

Jugarme las cartas, perder los reyes
por tenerte a mis expensas
sin que puedas defenderte,
por que me nombres tu reina
y reinemos para siempre.

Jugarme el bolsillo, perder la suerte
por contemplar la belleza
de tus ojos cuando peques
y que, en ese instante,
sean de mí únicamente.

3 comentarios:

  1. Jugarselo todo, es lindo la forma de decirlo, ya aplicarlo no parece tan facil vdd? =D

    ResponderEliminar
  2. Si no juegas, no ganas ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. artista romantica!!eres como ...rosalia de castroo!!
    metete en este blog, seguro q te gusta www.adoptapalabras.blogspot.com puedes hasta participar y todo, es de un amigoo

    ResponderEliminar